martes, 12 de abril de 2022

Bella nostalgia

  Tonecho (mustio)


                                      Camino por estas calles estrechas, de otro tiempo. Las he soñado esta noche, por eso he venido. Me cruzo por el camino con gente que no conozco, ni reconozco. Hoy día todo el mundo es insípidamente guapo, que aburrido. Ya no veo narices torcidas, ni hombres debiluchos, ni mujeres pequeñas con cara de audaces. Solo veo tipos musculados y chicas talla treinta y seis. Es todo tan perfecto que da asco. Hasta los viejos salen a correr. Se ve que los feos son minoría residual, en fin, ellos se lo pierden. Llego por fin al bar de mi sueño (no de mis sueños). Ahora lo llevan un par de chinos. La mesa donde la vi por primera vez sigue en el mismo sitio. Allí estaba ella, comiendo un plato de espaguetis con tomate. Luego me dijo que tenía que comer entre copa y copa (mejor no entro en detalles) Me atrajo al instante. Tenía facciones masculinas, pero una boca que prometía susurros (y más cosas) y  los hombros más eróticos que he visto jamás. La miré, deseando que me devolviese el interés. Cuando lo hizo, se echo a reír, pues tres o cuatro espaguetis le colgaban de la comisura de los labios. Al reírse, más espaguetis salieron, pero por la nariz, entonces yo también me reí. Nadie lo vio, solo los dos, que fuimos cómplices en silencio de la escena. Cuando se marchaba, la invite a tomar una copa justo enfrente. Ella aceptó, y la charla fue amena (soy buen conversador, cuando “me pongo”)

A la media hora le propuse ir al bar de un amigo (mentira) que quedaba cerca (mentira también), y nos fuimos. Llegados a un punto le confesé que mi único amigo vivo era yo y que no tenía ningún bar, pero que mi casa estaba igual de sucia y había tanto alcohol como si lo fuese, y que, curiosamente, estábamos parados enfrente del portal.

Ya arriba le presenté a mis dos colegas yanquis más fieles y cercanos, (Jack Daniels y Tom Waitts) y la noche y la música (y las drogas) nos ayudaron a conocernos mejor, no mucho, si no lo justo para echar un polvo con el suficiente morbo del misterio. Yo era joven, y ella más, a la edad en la que el sexo se hace bien y se disfruta mal. Eso fue todo. Nos vimos durante dos semanas más, y lo dejamos poco antes de que los ojos nos dejasen de brillar al vernos. Hicimos bien, pues hoy disfruto al recordarlo y lo he revivido en sueños. Debe ser que añoro aquellos tiempos. Añoro a mis amigas y esos amores que negué. Añoro lo que nunca fue pero creí y sentí como si fuese. Estoy en el otoño de mi vida y tengo frío. Te extraño, Mónica.


48 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Cuando el presente no da para más volvemos donde fuimos, o pudimos ser, felices.
Allí siempre hace bueno y todas las cosas son posibles.
Lo malo de estos viajes es que siempre son de ida y vuelta.
Y a la vuelta nos espera el presente y lo peor... un futuro que en el horizonte se insinúa terrible.

Saludos.

Carmen Silza dijo...

El ser humano se forja de pasado y presente, cuando el presente no nos seduce por los motivos que sean, nos vamos al pasado, a ese nostálgico momento en el que hay bueno y menos bueno, pero al fin y al cago muy nuestro. Somos eso, pasado y presente. Y este presente no nos retine, por eso viajamos a ese pasado que solo está en nuestra mente y corazón, yo a veces lo echo de menos. Yo también me siento como mi mejor amiga, con la que medito mis errores. He disfrutado leyéndote amigo Castelo.
Que tengas un feliz día. Un abrazo con calor de amigo.

ETF dijo...

Llega un momento, Castelo, en que la realidad es muy aburrida, es mejor soñar, siempre soñar.
Un relato interesante, incluso los detalles no contados.
No te canses nunca de escribir.

Ester dijo...

Saber rehacer los momentos es como ver una película sin director, ni presupuesto. El relato ha resultado ameno, si otro dia te aburres te recomiendo que lo leas, te gustará.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

SE extraña como bien los dices los buenos polvos, y esa cercanía de carne fresca, que nos hacía sentir vivos. Cierto, el otoño sabe al patriarca en la nieve de los años de la novela de García Márquez. BUena narrativa, amigo. UN abrazo. Carlos

Auroratris dijo...

Perfectamente bello, amigo mío. Me ha encantado ese tinte nostálgico roto por las Comillas del humor.
Te felicito, lo he disfrutado mucho. Ese final es rompedor.

Um abrazo muy grande 🤗

lunaroja dijo...

Tonecho tiene la sabiduría y la sensibilidad que le da la calle, la anónima cotidianeidad de ser invisible al otro.
Pero cada vez que abre la boca o coge el teclado, suelta maravillas...

"Añoro lo que nunca fue pero creí y sentí como si fuese. Estoy en el otoño de mi vida y tengo frío. Te extraño, Mónica."

Precioso!
Un abrazo.

retazosmios dijo...

Un buen relato acompañado de una buena narrativa amigo Castelo. La soledad conlleva a esas situaciones en las que añoramos ciertos momentos vividos y fluyen los recuerdos, como si de un buen amigo se tratara.
Un abrazo y feliz resto de semana.

Campirela_ dijo...

Compaginar el humor con el sexo es algo que deberíamos hacer mucho más. Porque aunque no se siga en la relación cuando te acuerdas de ella unas risas siempre te vuelven a la mente .
Un relato con su dosis de humor, pero mucha nostalgia tan bien.
Ese otoño de la vida tiene facetas muy interesantes si se saben disfrutar Un beso grande. Me encanto.

carlos perrotti dijo...

Además de muy bien escrito tu relato enseña a incautos y crédulos enamoradizos para que puedan comprender de qué va realmente la relación cuando de pronto "los ojos dejen de brillar al volver a verse..."
Es cierto también, amigo. La belleza no tiene nada que ver con la perfección.

Abrazo sin sombrero otra vez.

Adrián Oslé dijo...

Muy buen texto!!
Te mando un abrazo.

Y te espero en mi blog con un nuevo post.

J.P. Alexander dijo...

Lindo relato yo creo que en las imperfecciones hay belleza y lo cotidiano puedes enamorarte. Te mando un beso.

carlos portillo - podi-. dijo...

Encuentros imantados.

podi-.

Ester dijo...

Vuelvo a ser yo, es para decirte que hoy siguiendo mi tradición con los nuevos seguidores, te doy la bienvenida a mi blog. Un abrazo

La utopía de Irma dijo...

Bonito otoño, quién sabe lo mismo sigue pendiente ese plato de espaguetis no muy lejos de ese bar que nunca existió.

Abrazote utópico.-

Noelia Cano dijo...

Me gusta leerte, siempre me entretiene la historia y me gustan las reflexiones. En el otoño, ¿se hace el sexo mal y se disfruta bien? Yo creo que no: se hace mejor y se disfruta más.
Me ha gustado esa reflexión sobre la "gente guapa": ya no veo ni un diente que no esté obsesivamente cuadrado con sus compañeros, y relucientemente blanco. A veces, echo de menos el atractivo de una sonrisa "imperfecta".
Un abrazo.

Manuel dijo...

A veces, esas conjeturas mentales que se nos repiten una y otra vez en sueños, pueden ser o anhelo o falta de algo que se desea vehementemente, y lo malo de ello es, que de repetirse tantas veces, nos llegamos a creer que son ciertas...Soñar no cuesta nada.
Me ha encantado como lo has narrado, y esos toques de humor que le has dado a tu excelente relato.
Un abrazo, Castelo.

Kiffi dijo...

Va a ser verdad eso de que "todo tiempo pasado fue mejor"

Alfred dijo...

Creo que toro lo expresado a la perfección.
Además a la vuelta hace frío.

lichazul dijo...

Buen relato, ida y vueltas la vida se desarrolla

Buena jornada 👍

Cabrónidas dijo...

Lo que está claro que no se puede mezclar sexo con drogas. Como que no combinan bien.

GGS-Sachdeva Group of Educational Institutions dijo...

Best BBA Course - Top BBA College in Chandigarh, Mohali Punjab. Find the information about BBA courses duration, Fees at GGS Collage Kharar, Punjab.

Amapola Azzul dijo...

Bueno, bonito homenaje a ese recuerdo.

Besos.

Ángel dijo...

Que tal Castelo, que melancolía se desprende de la historia y no me extraña la añoranza los buenos momentos pasan sin darnos cuenta y el regreso a aquellos lugares en los que fuimos felices suele dejarnos fríos, cuando no resultar dolorosos.
Muy bien contada.
Un saludo y que tengas una buena tarde.

recomenzar dijo...

Me ha encantado los comentarios que has logrado,Te felicito campeón

Sandra Figueroa dijo...

Bella nostalgia en tus letras. Recordar es vivir, pero se extrañan aquellos momentos que no volverán----- Saludos amigo.

Elena Beatriz Viterbo dijo...

"...y lo dejamos poco antes de que los ojos nos dejasen de brillar al vernos. Hicimos bien, pues hoy disfruto al recordarlo..."

Hicisteis bien, hoy es un lugar al que volver y sonreír. Me refiero a esos recuerdos. La gente debería dejarse cuando aún le brillen los ojos.

Me ha gustado mucho, Castelo. Te dejo un abrazo muy fuerte por ahí.

Malindha Erba dijo...

¡Feliz lunes de Pascua!

María dijo...

A veces se añora el pasado y volvemos a los recuerdos, y a saborear personas que pasaron por nuestra vida.

Un buen texto.

Un abrazo.

inma dijo...

Es un relato muy entretenido y muy bueno.
Besos

Bertha dijo...

Las nostalgias, son parte de esa carga que nos devuelve recuerdos sobre todo de esa juventud...y se sienten más en ese otoño de la vida...

Me ha encantado hasta para un guión

UN abrazo






recomenzar dijo...

¿Como te sientes con lo que te dicen y aconsejan?

Los comentarios siempre me han ayudado un montón Es por eso que si puedo contesto cuando me dicen algo que me motivó Suerte y hasta pronto

SÓLO EL AMOR ES REAL dijo...

Aunque aún en el otoño, te lo aseguro, los árboles reverdecen...

Paz

Isaac

Franconetti dijo...

Hay nostalgia que hace hermosa la historia, con toques de humor muy logrados, mi enhorabuena.
Un abrazo.

Mağ ~ Mağade Qamar dijo...

Me gustan estos devaneos mentales en los que haces una mixtura entre la ironía, la nostalgia, la resignación y el "es lo que hay" que no es lo que es.
Te dejo un abrazo y una sonrisa porque siempre la encuentro al leerte.

Gra dijo...

Hermosa anecdota, seguro Monica te recordara de la misma manera, pero creo que si no siguieron es porque en su interior sabian que no era amor, sino solo una atraccion fisica.... pero no deja de ser inolvidable... dicen que las cosas buenas duran poco... este es un ejemplo.
Muy buen relato, siempre sonrio al leerte porque sos autentico y realista me gusto leer esta pagina de tu libro.
Un beso Castelo.

Alexander Strauffon dijo...

Whiskey, música, noche. El paquete completo.

Funámbulus dijo...

Recuerdos de cuando uno era joven y salvaje. Sexo, drogas y rock and roll !!!
Salud kamarada

Prejila dijo...

Nice Post

Thanks

Prejila dijo...

Nice Post

Thanks

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Me ha gustado ese regusto de nostalgia y recuerdos. El final muy bueno.
Agradecida por tus visitas.
Besicos muchos.

Violet dijo...

Nice Post

Thanks

lichazul dijo...

Gracias por tu huella ☺️ abrazo 🤗

Manuel dijo...

Hola, Castelo. Espero y deseo de que todo vaya bien.
Un abrazo.

recomenzar dijo...

Tus palabras son como puñetazos
en el extrañar de una mujer

Beatriz dijo...

uh! esos bares del sueño que son a penas una parada en la búsqueda de algo más, como la ida al bar de un mejor amigo que no es y llega a ser uno mismo.

Saludos nuevamente.

Sidrina dijo...

Que bonito relato, si fue cierto, más todavía. Que bonito recordar a la gente, yo soy "muy de eso" y de pensar que en algún momento alguien se acordó de mi. bicos

Verónica Calvo dijo...

Tal vez porque no llegó a ocurrir, o porque hubo un brillo especial, añoramos a aquellas personas que nos acompañaron en el momento adecuado.
Se dejaron antes de que se apagara el brillo. Y es por ello, que quedaron.

Saludos, Costelo.