domingo, 6 de marzo de 2011

Envidia



                           


                           Unos a otros se consolaban. “Lo importante es participar”, se decían deportivamente. Pero cuando el óvulo entregó el premio de la fecundidad al ganador, muy pocos aplaudieron. Y eso que eran millones.