domingo, 6 de marzo de 2011

Envidia



                           


                           Unos a otros se consolaban. “Lo importante es participar”, se decían deportivamente. Pero cuando el óvulo entregó el premio de la fecundidad al ganador, muy pocos aplaudieron. Y eso que eran millones.







5 comentarios:

mcjara dijo...

Si es no hay nada peor que la envidia, no lo hay...

Estrella Altair dijo...

Me quedo por que estas junto al mar y es muy bueno esto.. recuerdas como Quevedo ya señalaba que la envidia es verde y tiene mala cara...

y envejece, y hacer perder salud...yyyyyyy

Saludos

Manuel dijo...

Antonio , creo que haber comentado tu trabajo y no lo veo reflejado en "comentarios".

Des. dijo...

Ocurrente, ingenioso.

Liliana JALILE dijo...

¡Jajajaja! Por Zeus, ta güenísimo el micro. ¡Es que les puedo ver hasta las caritas compungidas a los "navegantes"! Ingenioso, y bien escrito, Antonio. Enhorabuena.